¿Revisas tu correo cuando te levantas antes de lavarte los dientes o bañarte? ¿consideras que no puedes estar más de tres días sin conexión? si es así quizá tienes una forma de adicción.

Evidentemente que responder afirmativamente a estas dos preguntas no determina un diagnóstico, sin embargo puede ayudar a ilustrar algunas formas de dependencia.

Recientemente leía un artículo sobre la adicción al correo electrónico (Addicted to E-Mail) en donde se menciona que John Ratey, un psiquiatra y profesor asociado de Harvard, encuentra similitudes entre la dependencia a las drogas y la dependencia del correo electrónico: Pareciera ser que sucede lo mismo al escuchar el sonido de un nuevo correo y la ingesta de una droga, así como no tener la droga o no poder revisar el correo.

Un síntoma más para considerar esta adicción es la baja en la productividad. Al parecer se invierte más del 50% del tiempo en completar una tarea, si se están haciendo dos a la vez, como estar revisando continuamente el buzón de correo mientras se trabaja.

Alguna ayuda para quien tiene este problema, de acuerdo con el artículo en mención, puede ser:

  • Trabajar con tu correo electrónico, no contra él. Puedes usar un lector de correo que te permita darle instrucciones para revisar nuevo correo cada 15 minutos o media hora.
  • Si tienes un lector de correo que te alerte cada vez que recibes un nuevo correo, desactiva esta función.
  • Disponer un tiempo estable para revisar el correo de tal forma que no lo puedas revisar antes o después de este periodo.
  • Revisar el correo electrónico no debería ser la primera cosa que haces por la mañana o la última que haces por la noche .
  • Si todo lo anterior falla, cierra tu correo durante algunos días y verás como la vida sigue más o menos igual.
Comparte 😉


Tags: , ,

Envía un comentario



  • Calendario

    junio 2018
    L M X J V S D
    « Oct    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930