El Efecto Mozart hace referencia a un mejor desempeño cognitivo al escuchar música de Mozart. Al parecer, Tomatis es quien acuña el término. Tomatis afirmó que niños menores de tres años tienen mayor desarrollo cerebral cuando escuchan música de Mozart. Más tarde, Shaw y Rauscher reportan haber encontrado que estudiantes universitarios mejoraron sus habilidades de razonamiento espacial al escuchar melodías de Mozart. Encontrar evidencia que soporte los hallazgos reportados no parece tarea fácil. Además, autores bastante populares han simplificado y exagerado los resultados de Shaw y Rauscher.

En un artículo reciente publicado por la Psychology of Aesthetics, Creativity and the Arts (1), Jones y Estell describen los resultados de un estudio que examina la relación entre habilidades espaciales y escuchar música de Mozart.

Jones y Estell tratan de examinar si el rendimiento en tareas de relaciones espaciales al escuchar Mozart está relacionada con factores neurológicos o con cambios en el nivel de alerta. Para esto, seleccionaron a 86 estudiantes, los cuales fueron asignados aleatoriamente a dos grupos: “Mozart” y Control (silencio). A estos grupos se les midió el nivel de alerta y razonamiento espacial.

Los resultados del experimento sugieren que escuchar a Mozart no incrementa directamente el rendimiento o ejecución espacial. En cambio, un decremento en el estado de alerta sí se relaciona con una pobre ejecución. Según los autores en mención, los resultados son consistentes con otros estudios en donde se ha encontrado que el escuchar música puede aumentar los niveles de actividad, lo que conduce a un mejor rendimiento en tareas espaciales.

Los resultados son interesantes, pues permiten explicaciones sencillas sobre algunas mejoras en el rendimiento cognitivo, en lugar de explicaciones disparatadas que la literatura new age ofrece sobre una supuesta relación entre la música, los hemisferios cerebrales, las neuronas y las células receptoras auditivas.

Por lo pronto, la evidencia clara indica que es el nivel de alerta lo que facilita el desarrollo de ciertas funciones cognitivas; la siguiente tarea será buscar otras variables que permitan elevar este nivel para potenciar aspecto tales como la creatividad y la resolución de problemas.

Fuente:
(1) Jones, M. H. y Estell, D. B. (2007). Exploring the Mozart Effect Among High School Students. Psychology of Aesthetics, Creativity, and the Arts, 1(4), 219-224.

scrito el 20 de enero de 2008 en Creatividad y Ciencias Cognitivas; blog que estamos migrando]

Comparte 😉


Tags: , ,

Envía un comentario



  • Calendario

    agosto 2018
    L M X J V S D
    « Oct    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031