Psicoanálisis y psicología no son la misma cosa, sin embargo para muchos esto no es conocido e incluso hay quienes creen que uno es dependiente o es área de otro. Para empezar, la psicología es ciencia; el psicoanálisis, pseudo-ciencia. En este breve escrito, presentaré algunas evidencias científicas que contradicen claramente a los pilares de la pseudo-ciencia llamada psicoanálisis. En todo caso, las estructuras del yo, en su forma más superficial es probablemente lo que más valor de verdad puede tener.

Falsedad del complejo de Edipo
Buena parte de la teoría psicoanalítica se sustenta en lo que Freud y lo psicoanalistas han llamado complejo de Edipo, -un deseo sexual hacia la madre y hostilidad hacia el padre-. Partiendo de dicho complejo, los partidarios de la pseudo-ciencia en mención llegan a afirmar que la “infancia es destino”. Pues bien, la evidencia empírica científica indica que tal complejo no existe. Todo esto está mal. El complejo de Edipo no existe y la evidencia científica que niega tal complejo se conoce como el efecto Westermarck el cual se refiere a la razón biológica que hace tremendamente improbable la reproducción entre familiares cercanos pues el incesto se traduce en problemas serios físicos y mentales que afectan al proceso evolutivo. En este sentido, se ha observado que la selección natural ha facilitado que la gente sienta aversión a reproducirse con sus parientes cercanos, es decir, exactamente lo contrario al complejo de Edipo.

Lo sueños sirven para la consolidación de la memoria
Los sueños han sido usados frecuentemente como materia prima para el trabajo psicoanalítico. En general, el psicoanalista a través de “asociación libre” va interpretando el contenido de los sueños. Algunos psicoanalistas incluso creen que sólo los humanos soñamos. Pues bien, lo que se sabe científicamente es que los sueños sirven para la consolidación de la memoria y tienen efecto, en los humanos, sobre ciertos desempeños cognoscitivos, como la creatividad. También se sabe que otras especies animales sueñan. Si lo sueños son, como dice Freud, deseos reprimidos, imagino que los gatos, los perros y otros mamíferos mantienen diariamente profundas represiones que su súper ego no admite que salgan a flote. Seguramente también están a la espera de alguna terapia del miau miau para que salga a flote el felino edipo que todos los gatos llevan dentro.

Ana O no se curó con psicoanálisis
Un pilar fundamental en el psicoanálisis es la suposición acerca de los síntomas “neuróticos”, según la cual, en términos de Freud, estos desaparecen “cuando se logra que se hagan concientes sus precondiciones inconcientes”. Independientemente de la falsedad que pudiera tener dicha suposición, la parte que más llama la atención es que Freud mintió sobre esta afirmación. El postulado está basado en el caso de Ana O, según el cual Ana fue “curada” con el tratamiento verbal que permitió hacer consciente lo inconsciente. Lo que está documentado es que Ana O fue hospitalizada en un sanatorio mental después de dicho tratamiento. Así que no se curó, cosa que Freud sabía y sobre lo cuál mintió. Por cierto, parece ser que las mentiras no estaban alejadas del mundo de Freud. Recientemente se documentó públicamente que Freud engañó a su mujer con la cuñada de éste, cosa que era un secreto a voces en la localidad en donde sucedió la historia.

El psicoanálisis no se comporta como ciencia
Una característica de la ciencia es que el conocimiento proveniente de ésta puede replicarse en situaciones similares, e incluso los grandes descubrimientos dados por algún genio de la humanidad, son altamente probables de haber sido hechos por otras personas más adelante si tales genios no hubieran existido. ¿Es posible que los postulados de Freud pudieran haber existido sin éste? difícilmente, y no porque Freud fuera un genio de talla inigualable en la ciencia, sino porque en todo caso es un genio, pero de la literatura. Así como es muy poco probable que a alguien más que a Miguel de Cervantes Saavedra se le hubiera ocurrido El Quijote, igualmente difícil es que a alguien más que a Freud se le hubiera ocurrido que las formaciones edipales alrededor de los 7 años formarán definitivamente la personalidad. Lo que sí es cierto, es que la secuencia lógica que condujo a establecer que la energía es igual al cuadrado de la velocidad de la luz, si no hubiera sido elaborada por Einstein, alguien más lo hubiese hecho. Las fantasías son sólo de una persona, la ciencia es de todos. Y en este sentido quizá podemos agradecer al psicoanálisis no su aportación a la ciencia, sino más bien su aportación al arte. Pero tampoco porque el psicoanálisis sea arte, sino porque algunos artistas lo han usado talentosamente… cosa que no hacen los psicoanalistas.

[Escrito el 28 de diciembre de 2007 en Creatividad y Ciencias Cognitivas; blog que estamos migrando para acá]

Comparte 😉


Tags: , ,

2 Comments para “Psicoanálisis, Freud y Pseudo-ciencia”

  1. […] de estos afectos están intelectuales seguidores de Freud y de Foucault, practicantes de la homeopatía, amantes del new age y seguramente uno que otro […]

  2. […] muchas de las falacias que acompañan a ciertas posturas intelectuales, típicamente asociadas a admiradores freudianos, lacanianos, derridianos y […]

Envía un comentario



  • Calendario

    diciembre 2018
    L M X J V S D
    « Sep    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31