Esta entrada es un poco fuera de lugar en este blog en dónde generalmente se habla de creatividad, psicología y ciencias cognitivas en general. Sin embargo, en virtud de las épocas del año puede ser pertinente.

Tres razones para no tener propósitos de año nuevo:

El gobierno no hará algo que mejore tu situación
Quizá muchos de los que lleguen a este blog votaron por alguien que no está haciendo realmente las cosas para que la economía de su lugar funcione mejor o mejoren cosas como seguridad, empleo, cultura. Puede ser que o bien no quiere hacerlo o bien no puede. O peor aún, por quién votaste no llegó al poder y por lo tanto estás en desacuerdo con quién está en el poder. Siendo muy probable que estés en desacuerdo con su política económica, social, cultural, salud, etc. Conclusión: las cosas que dependan del gobierno difícilmente mejorarán, así que lo que te propongas como meta de año nuevo, tendrá muchísimas variables en contra.

Tú no mantendrás algo que está contra tus hábitos
También podrás decir que en el campo de lo individual podrás hacer cosas que tengan beneficios en tu persona. Muy probablemente no logres lo que en varias décadas no haz logrado. En efecto, si no haz hecho ejercicio durante toda tu vida ¿crees que ahora sí lo harás? difícilmente. Hacer ejercicio por ejemplo, significa asignar un horario, significa modificar tu alimentación, significa dejar de hacer cosas que hacías en las horas que ahora tienes para el ejercicio, significa sudar, significa esforzarte, o hasta cambiar hábitos de higiene, pues deberás bañarte a otra hora, o dos veces al día. Cada nuevo hábito que te impongas traerá consigo otra serie de hábitos modificados ¿podrás? Difícilmente.

Desear las cosas no hace que se cumplan
Quizá decidas que si cambias de actitud como la supersticiosa película “La ley de la atracción” sugiere, entonces tendrás bienestar, dinero, amor y todo lo que te propongas, sólo con desearlo. Mmm, mala idea. La Ley de la atracción no te servirá, porque la pseudo-ciencia hasta ahora sólo sirve para consuelo de creyentes o como ingreso económico de los que venden productos pseudo-científicos. Desear algo no hace que aparezcan las cosas, el pensamiento no materializa cosas o ¿Las 250,000 víctimas de la bomba atómica deseaban que les cayera una bomba?¿los millones de judíos o víctimas de la guerra estaban ansiando morir? Yo más bien creo que justamente deseaban lo contrario.

Pareciera una entrada un poco pesimista para un blog en donde en general se plantean cosas que tienen que ver con la imaginación, la creatividad, la inteligencia. Es decir con variables que en general hablan de la capacidad de anticipar futuros, de planear, de lograr. Pues sí, pero el futuro no se logra, si no es con acciones que formen parte de tu vida. Así que si quieres realmente modificar algo, empieza por cosas que estén en tu repertorio comportamental, por acciones en donde tengas reforzadores no sólo en el largo plazo sino en el corto. Comienza con hábitos que pueden ser tuyos, con imaginar futuros en donde al menos las primeras acciones estén muy a tu alcance. De esta manera quizá puedas hacer cierta la frase “todo camino de mil millas empieza con un solo paso”.

[Entrada publicada en Creatividad y Ciencias Cognitivas el 24 de diciembre de 2007. Estamos migrando todos los contenidos, o casi, de ese blog]

Comparte 😉


Tags: , ,

Envía un comentario



  • Calendario

    diciembre 2017
    L M X J V S D
    « Oct    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031